top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

17 años de ESI: Aniversario de la Ley y el derecho formativo para niñas, niños y adolescentes

Ayer 4 de octubre se cumplieron 17 años de la sanción de la Ley N° 26.150 de Educación Sexual Integral, un derecho fundamental para la formación de niñas, niños y adolescentes, ya que proporciona herramientas necesarias para comprender su propio cuerpo, relaciones interpersonales y tomar decisiones informadas sobre su salud sexual y reproductiva. La defensa de una política educativa que no debe cuestionarse.

La Ley N° 26.150 pone en acción una política educativa que aborda activamente la sexualidad desde la práctica pedagógica. Se define la educación sexual integral como aquella que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos, dando espacio a esta dimensión inseparable de la subjetividad que es la sexualidad. A partir de los ejes «Reconocer la perspectiva de género», «Respetar la diversidad», «Valorar la afectividad», «Ejercer nuestros derechos» y «Cuidar el cuerpo y la salud» se busca garantizar la integralidad de la propuesta pedagógica.



La Educación Sexual Integral es un enfoque educativo que busca proporcionar información completa y precisa sobre temas relacionados con la sexualidad humana. Va más allá de la mera biología y abarca aspectos emocionales, psicológicos, éticos y sociales de la sexualidad. La ESI promueve valores como el respeto, la igualdad de género y la diversidad, al tiempo que fomenta la toma de decisiones responsables y el ejercicio de derechos sexuales y reproductivos.



Los beneficios de la Educación Sexual Integral:

Reducción de embarazos no deseados: La ESI ayuda a los jóvenes a comprender cómo prevenir embarazos no deseados y a tomar decisiones informadas sobre la anticoncepción.

Prevención de enfermedades de transmisión sexual: Proporciona información sobre cómo evitar enfermedades de transmisión sexual y fomenta el uso de medidas de protección.

Promoción de la salud mental: La ESI aborda cuestiones emocionales y psicológicas relacionadas con la sexualidad, lo que puede contribuir a una mejor salud mental y relaciones más saludables.

Reducción de la violencia de género: Fomenta el respeto, la igualdad de género y la prevención de la violencia en las relaciones.

Promoción de la diversidad: Ayuda a los jóvenes a comprender y respetar la diversidad sexual y de género, promoviendo la inclusión y la tolerancia.

Detección de abuso sexual: El 80% de los abusos ocurren en el hogar y que un número importante de niños, niñas y adolescentes víctimas lo reconoce como tal tras recibir Educación Sexual Integral. De ahí, el rol fundamental que tiene el sistema educativo en la prevención y denuncia de estos delitos.



La Educación Sexual Integral es esencial para empoderar a los jóvenes y proporcionarles las herramientas necesarias para tomar decisiones informadas sobre su sexualidad y salud. Es un derecho fundamental que contribuye a la construcción de una sociedad más saludable, igualitaria y respetuosa. Al continuar promoviendo la ESI en los sistemas educativos, podemos ayudar a los jóvenes a enfrentar los desafíos de la sexualidad de manera responsable y segura.



0 comentarios

Comments


bottom of page