top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

¿Arte callejero o vandalismo?

La respuesta es vandalismo, sin lugar a dudas existen en nuestro lugar espacios aptos para que el arte callejero se exprese en sus distintas manifestaciones. Una pintada en una maceta que forma parte de la renovación integral del casco céntrico, no lo es.

Una vez más una pintada irrumpe en las mejoras urbanísticas de nuestra ciudad capital, no es una realidad ajena a nuestro entorno ni desde las expresiones artísticas como las políticas, lamentablemente la comunidad termina acostumbrada a que las paredes y espacios públicos sean parte de un abanico de consignas que flaco favor le hacen al embellecimiento de nuestro lugar. Ni una pintada así es arte, ni una consigna en un paredón es una acción política.


Si bien estas expresiones artísticas como la que acompaña este artículo en la fotografía en Av. Kirchner entre 25 de Mayo y Errazuriz pueden ser catalogadas como arte callejero, lo cierto es que el mismo puede ser una forma legítima de expresión y embellecimiento de espacios públicos cuando se realiza de manera organizada, legal y responsable, y que no daña la propiedad de otros en el ámbito privado o público.


El vandalismo debe ser entendido como el acto de dañar, destruir o degradar intencionalmente la propiedad de otra persona o de la comunidad, sin el consentimiento del propietario o de las autoridades pertinentes. Puede manifestarse de muchas formas diferentes: rayar, pintar, romper, quemar, robar o arrancar elementos de propiedad pública o privada.


Comprender que la obra pública es crucial para el fortalecimiento de la identidad de una comunidad, ya que representa un compromiso concreto, tangible y visible con las y los vecinos y su lugar es fundamental para fortalecer el sentido de pertenencia y el cuidado por lo que se presume de toda la comunidad, es decir nuestro.

0 comentarios

Comentários


bottom of page