top of page
  • Foto del escritorConstanza Ryan

El femicidio que no fue, una muestra de la necesidad de políticas de género

Terminaba el día del padre y el barrio Marina de Río Gallegos se tiñó de sangre. Carlos Alberto Villareal le disparó a su pareja Daniela y luego se suicidó. "Por favor, una ambulancia, mi pareja me acaba de disparar" relatan los diarios locales que sollozó la mujer antes de ser trasladada a terapia intensiva del HRRG.

La mujer de 50 años todavía está peleando por su vida. Pudo haber sido una más de esas que se piden que no haya ni una menos. A la mayoría de las mujeres asesinadas en argentina en 2023 las mataron en sus casas, como quisieron hacer con Daniela. El 32% según el informe de Ahora Que Si Nos Ven. El mismo informe revela que la mayoría de los asesinos, el 45% de los femicidas, fueron las ex parejas, como el atacante de Daniela. Y esto de que no estamos seguras ni con quien dice amarnos ni en nuestro hogar se repitió con Yoselin, Rocío, Jésica y Liseth en Santa Cruz.




 

No enumero porcentajes y casos porque quiera, sino porque es la única manera de demostrar que necesitamos más y mejores políticas de género. Porque no importa los sueños que había detrás de las vidas que arrancaron los varones. Casi ni nuestro derecho a estar vivas es relevante. Porque nadie dice que todos los hombres son una mierda cuando asesinan a una mujer. Porque en las prioridades del gobierno nacional está cambiarle los nombres a los salones, prohibir, en nombre de la libertad, el uso del lenguaje no binario, desfinanciar el *144 y todas las líneas de ESI, prevención y abordaje de las violencias.

 

"Tanta OVD y comisaria de la mujer y todo y siguen pasando estos hechos" comentó en un medio local un vecino de Gallegos respecto al intento de femicidio. Los entes especializados vinieron a reconocer que ni la justicia, ni las fuerzas de seguridad protegen a las mujeres. Que los femicidios sigan sucediendo demuestra la necesidad de que se robustezcan estas acciones, al contrario de lo que dice el vecino, que culpa otra vez a las mujeres que quieren y tienen derecho a ser protegidas, en lugar de al tipo que literalmente apretó el gatillo.




 

En el gobierno provincial mucho no se entiende que está pasando en materia de género. El Ministerio de Igualdad e Integración, a pocos años de su creación se convirtió en Secretaría dentro del Ministerio de Desarrollo Social, que ahora suma las palabras Igualdad e Integración. Menos presupuesto, seguro, pero la promesa de una línea las 24 horas también, el pasado 3J publicaron que 2966 464122 está a disposición ante casos de violencia todo el día, todos los días.

 

Pero no sé si los programas de prevención pueden llevar tranquilidad a las mujeres, cuando la comisaría pintada de violeta durante la gestión anterior tenía agentes preguntando, literalmente como Mirta Legrand y esta no me la contaron, la presencié, un "por qué te pegaron".

 

Como ya redacté en esta plataforma hace unas semanas, es alucinante tener que volver a explicar por qué está mal qué en Santa Cruz, nuestro lugar, tengamos asesinos sueltos y sin condena y por qué las políticas de género no son adoctrinamiento, ni una opinión. Un hombre mata a una mujer cada 31 horas en Argentina. Si las políticas de género no funcionaron, se tienen que hacer mejor, no eliminar. Vivas nos quiero.

Por: Constanza Ryan



0 comentarios

Commentaires


bottom of page