top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

La ancestral costumbre de tomar caña con ruda revive en el 1 de agosto

Una tradición ancestral ha resurgido en varias regiones del mundo: la costumbre de tomar caña con ruda. Esta práctica, arraigada en diferentes culturas a lo largo de la historia, es vista como un ritual de protección y purificación para enfrentar los desafíos que trae consigo el nuevo ciclo que comienza en este día.

El origen de esta tradición se remonta a tiempos inmemoriales, relacionado con cultos paganos y rituales de antiguas civilizaciones. Se cree que la ruda, una planta con propiedades medicinales conocida por su aroma y sabor amargo, posee cualidades protectoras y curativas, convirtiéndola en un elemento sagrado para muchas comunidades.



En distintas culturas, la ruda ha sido asociada con la purificación de espacios, protección contra energías negativas y el mal de ojo. Por lo tanto, el 1 de agosto, fecha que marca el inicio de un nuevo ciclo en algunos calendarios, es vista como una ocasión propicia para protegerse y recibir con optimismo lo que está por venir.



La caña, destilado de caña de azúcar, es el acompañante ideal para esta costumbre. Se cree que la combinación de la caña con las propiedades de la ruda potencia sus efectos positivos y ayuda a alejar las malas vibraciones.


En varias regiones, esta tradición ha sido transmitida de generación en generación, pero en los últimos años, ha experimentado un resurgimiento en popularidad. Las redes sociales y la difusión en línea han desempeñado un papel clave en revitalizar la costumbre, ya que permite que personas de diferentes partes del mundo compartan sus experiencias y conocimientos sobre el tema.



Las formas de llevar a cabo esta práctica pueden variar de una cultura a otra, pero en esencia, consiste en preparar una infusión de ruda y mezclarla con caña. Algunas personas añaden otros elementos, como hierbas o frutas, para potenciar sus efectos o mejorar su sabor.


Una forma tradicional en nuestra región es tomarla en ayunas, para limpiar el cuerpo (físico y espiritual) de todo lo que se quiere dejar atrás. Se toma en 3 sorbos, 7 sorbos o de un solo trago.



Se acostumbra echar un chorrito en la tierra (puede ser una maceta), para 'convidar' a la Pachamama. Hay que decir "kusiya, kusiya", que en aymará significa "ayudame, ayudame".


En definitiva, la costumbre de tomar caña con ruda el 1 de agosto se ha convertido en un símbolo de conexión con la naturaleza, una tradición que invita a reflexionar sobre la importancia de mantener vivas nuestras raíces culturales y a enfrentar el futuro con esperanza y protección. A medida que el mundo moderno avanza, estas antiguas prácticas nos recuerdan la riqueza de nuestras tradiciones y la sabiduría que encierran.



0 comentarios

Comentarios


bottom of page