top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

La foto que debió ser y no fue

“Nuestro Run Run” te trae la radiografía en materia política de la semana: el Desfile Patriótico del 25 de Mayo y el crujir de la institucionalidad, Vidal arriba del palco, Grasso abajo en las escaleras, los canticos de funcionarios municipales, la respuesta gestual de Leguizamón y el minuto a minuto de lo que en realidad pasó.

La escena de ayer quedará en la retina santacruceña como un paso de comedia jamás visto en un acto institucional. Sí, en un acto institucional. Todo se remonta a un par de meses atrás cuando comenzó un tibio acercamiento institucional entre la provincia y el municipio de Río Gallegos, la excusa fue la organización del mega desfile del 25 de Mayo.




 

Una celebración patria pocas veces vista por estos lares en la que más de 50 mil personas bajo el frío austral conmemoraron la Revolución de Mayo de 1810 y el hito crucial en la historia de nuestro país en una manifestación genuina de orgullo nacional que recordó los valores revolucionarios de libertad, igualdad y justicia, con un desfile que incluyo a todas las fuerzas vivas de nuestra sociedad con música, danzas tradicionales, trajes típicos y exhibiciones militares, simbolizando la unidad, la diversidad, el sentido de pertenencia y el compromiso ciudadano con la democracia. Esa debería haber sido la nota, pero la política se encargó de que fuese otra.

 

Luego del tradicional Pericón Nacional a cargo de la Escuela Provincial de Danzas, a las 10:32hs el locutor oficial del acto protocolar anunciaba el discurso del mandatario provincial.



 

Dos minutos después a las 10:34hs, el intendente Pablo Grasso intentaba subir al palco, momento exacto en que el gobernador lee “La Patria no le pertenece a nadie, pero es de todos” cuando se desata la escena que pareció salida de un sketch con el intendente “rebotando” tal pibe con zapatillas embarradas en la puerta de un exclusivo boliche, en su ascenso al palco oficial del Desfile del 25 de Mayo. El jefe comunal recién llegaba del tradicional tedeum en la Catedral del que también fueron parte el jefe de Gabinete y el ministro de Gobierno, Daniel Álvarez y Pedro Luxen respectivamente, quienes sí ya se encontraban en el escenario principal.

 

Los horarios son exactos al tratarse del graph de la transmisión en vivo del medio Canal 2 - Caleta Video Cable y el periodista Fabian Aguirre, a la par celulares desde distintos ángulos retrataban la escena surrealista que rápidamente se viralizó en redes sociales levantando todo tipo de comentarios.




 

Los funcionarios y militantes del jefe comunal empezaron a tomar temperatura y alzar la voz ante lo que consideraron una injusticia no contra su referente político sino contra la investidura de intendente de Río Gallegos y el trabajo que ya se venía haciendo en conjunto, sintiendo lo que ocurría como una traición al acercamiento institucional en el que el municipio local accedió meses atrás a que la provincia fuese parte en la organización del desfile del 25 de Mayo en la que la Municipalidad de Río Gallegos lleva más de 70 años de experiencia.

 

“Basta de Injusticia, basta de corrupción y ¡Viva la Patria!” cerraba Vidal su encendido discurso a las 10:46hs. Ya Grasso se encontraba siendo abordado por la prensa y en la calentura del momento vivido lanzó “Este gobierno es para pocos, se dice una cosa y se hace otra y la verdad que no defender instituciones, no defender el derecho público, no entender que gobiernan diferentes sectores y que la representación de los poderes del Estado deben ser independientes. Es lo que debemos volver a la práctica” y sin medias tintas le tiró a Vidal “Hay que ir a la educación cívica, hay que volver al colegio y empezar a tener los valores necesarios para entender que al Estado lo conformamos entre todos", visiblemente molesto y también sorprendido por lo acontecido.  

 

Cabe destacar que según el cronograma oficial de las actividades con los sellos del Gobierno de Santa Cruz y la Municipalidad de Río Gallegos, a las 10:15hs comenzaba el Acto Central y se extendía hasta las 11hs con las palabras tanto del intendente como del gobernador. De hecho, están así aún en el portal de noticias del gobierno de Santa Cruz.




 

Una vez concluido el mensaje del gobernador santacruceño, las secretarias municipales y otros funcionarios le reprochaban encendidamente a Claudio Vidal el no haber permitido que Grasso subiese al escenario y diera su mensaje: “¡Le tenés miedo al intendente!” gritaba una de ellas y en conjunto entonaron el cantico clásico “Tiene miedo” con el apellido del gobernador.

 

La respuesta desde el palco por parte del gobernador fue un irónico saludo mientras el titular del Poder Legislativo, Fabian Leguizamón les hacía gestos con la mano, rememorando al capitán del seleccionado nacional Lionel Messi con Louis Van Gaal, DT de Países Bajos en Qatar 2022, con un contexto totalmente distinto y una expresión gestual -hay que decirlo- totalmente fuera de lugar no solo por tratarse de la investidura política de un vicegobernador sino que además desde el palco del desfile del acto central nada más y nada menos que de un 25 de Mayo.  

 

Ya con la mecha encendida son tiempos de acusaciones y justificaciones, operetas mediáticas de baja estofa de las que sobran para llevar agua a un molino o acequia, pero la realidad es que lo que sucedió ayer fue una triste postal de la falta de apego actual a la institucionalidad, atrás quedaron tiempos en los que más allá de encontrarse en las antípodas desde lo político Lupín y Freddy Martínez, Daniel Peralta y Pirincho Roquel; y Alicia y Giubetich compartían escenario y actos patrios con el respeto que la democracia merece y con los mensajes que cada quien tuviese para la ciudadanía.

 

La foto de ayer que debió ser y no fue, de los servidores públicos con los cargos de gobernador e intendente capitalino, Claudio Orlando Vidal y Pablo Miguel Ángel Grasso, en el corto plazo parece no tener revancha…



Comments


bottom of page