top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

Mantener viva la causa Malvinas: Un imperativo nacional

Hay ciertas causas que trascienden el tiempo y se arraigan en el corazón de nuestra nación: la cuestión de las Islas Malvinas es una de ellas, una llama que arde con intensidad en el alma del pueblo. ¿Por qué es tan importante mantener viva esta causa nacional?

Las Islas Malvinas, el archipiélago ubicado en el Atlántico Sur, han sido objeto de disputa entre nuestro país y el Reino Unido durante más de dos siglos. A pesar de que la soberanía argentina sobre las islas fue usurpada por la fuerza en 1833, el reclamo argentino por la devolución de las Malvinas ha persistido a lo largo del tiempo, arraigándose en nuestra identidad nacional.




 

Mantener viva la causa Malvinas es, en primer lugar, un acto de justicia histórica. La usurpación británica de las islas fue un acto de violencia que nunca ha sido olvidado ni perdonado por el pueblo argentino. Es una herida abierta en la memoria colectiva del país, y mantener viva la causa es un recordatorio constante de que Argentina no olvida ni renuncia a sus derechos soberanos sobre las Malvinas.

 

Además de ser una cuestión de justicia histórica, la causa Malvinas también es un asunto de soberanía nacional y de integridad territorial. Las Malvinas no son simplemente un trozo de tierra en el Atlántico Sur, sino un símbolo de su soberanía y un recordatorio de la importancia de proteger y preservar su integridad territorial. Permitir que las Malvinas permanezcan bajo control británico es un acto de traición a la patria y una rendición de la soberanía nacional.




 

Por otro lado, mantener viva la causa Malvinas es también una cuestión de dignidad nacional. Argentina no puede permitirse el lujo de abandonar su reclamo sobre las islas, ni puede permitir que la comunidad internacional ignore o minimice su posición. Defender la causa Malvinas es defender el honor y la dignidad del pueblo argentino, y es un deber moral que trasciende las diferencias políticas y partidarias.

 

Mantener viva la causa Malvinas es una cuestión de futuro y de las generaciones venideras. Al preservar y defender el reclamo argentino sobre las islas, estamos garantizando un futuro más justo y próspero para nuestros hijos y nietos.

 

Solo al mantener viva la llama de la causa Malvinas podemos garantizar un futuro de paz, justicia y prosperidad para nuestra nación y para las generaciones venideras.

 

Por la memoria y el honor de las 649 vidas argentinas perdidas en 1982, hoy 2 de Abril: Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas y siempre: ¡LAS MALVINAS FUERON, SON Y SERÁN ARGENTINAS!



0 comentarios

Comments


bottom of page