top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

Segundos afuera…

“Nuestro Run Run” te trae la radiografía en materia política del suceso de la semana: Un nuevo cruce verbal entre funcionarios de la gestión de Claudio Vidal y Pablo Grasso, tensa aún más la relación institucional de las administraciones del gobierno provincial y municipal. Ministro, “secretario general, empresario y diputado de La Libertad Avanza” y "no tiene autoridad moral para decir nada" como respuesta: Gutiérrez y Delgado arriba del ring en un “toma y daca” brutal.   

Un nuevo capítulo de la feroz disputa política que se da desde el 10 de diciembre entre el gobierno provincial y la municipalidad de Río Gallegos tiene lugar por estas horas, en la que a las acusaciones cruzadas y las declaraciones picantes, copan nuevamente la parada política santacruceña.



 

¿El Gutiérrez que habla de corrupción es el mismo que Vidal denunció por enriquecimiento?” se preguntó irónicamente la secretaria de gobierno municipal, Sara Delgado, sobre el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Julio Gutiérrez, quien en el marco de un balance de gestión de los primeros seis meses a cargo de la cartera laboral provincial, cargó nuevamente contra el gobierno anterior.

 

Posteriormente la funcionaria municipal, sentenció “que a seis meses de gestión sigan hablando de eso y pretendan involucrar a Grasso en todo, tiene sentido. Imagínense que no tienen un solo logro para mostrar”, enfatizó y agregó “Son el gobierno de la improvisación permanente y del fracaso.” le reclamó al titular de la cartera laboral, de quien dijo “es una persona con una capacidad realmente extraordinaria, fíjense que además es secretario general de un gremio, empresario y diputado de La Libertad Avanza en el Parlasur, va a cumplir con el deber de ratificar lo que dijo en el fuero penal, y no solo guitarrear por radio” y recordó que el propio gobernador lo denunció públicamente por enriquecimiento con el gremio de los vigiladores, porque “si es el mismo, también dijo que iba a llevar a la justicia al dirigente petrolero y después no se animó”.




 

La respuesta de Gutiérrez quien es uno de los hombres que suena para un enroque en las carteras ministeriales de Vidal no se hizo esperar y en declaraciones a Radio Nuevo Día, primero le reclamó a Pablo Grasso su ausencia en el acto por el Día de la Bandera y rozando la xenofobia dijo “estaba abrazado con los chilenos en Punta Arenas. Eso me molesta, entendiendo que era una fiesta patria en la que la comunidad se vuelca, pero el intendente estaba el fin de semana largo abrazado con los chilenos, y cada vez que hay un fin de semana largo, está en Chile. El 9 de julio, no sé, estará en Paraguay" lanzó.

 

Luego, le dedicó unas líneas a Delgado, de quien dijo “no tiene autoridad moral para decir nada" y aseguró desconocerla: “no la sigo a la secretaria. No la conozco. No sé ni su nombre ni lo que dice ni habla” y la criticó por haber formado parte del cruce en el acto central por el 25 de Mayo mientras Vidal daba su discurso y Grasso no era parte del escenario principal y calificó la escena como “una payasada”.

 

Por último, la funcionaria municipal en sus redes sociales recordó las críticas a su “moral” similares a las de Gutiérrez por parte del vicegobernador Fabian Leguizamón meses atrás. “Si fuese hombre me dirían corrupto, chorro, pero como soy mina me acusan de inmoral. En realidad, lo que aparece atrás de estas frases es una intención de despolitizar a las mujeres. De llevarlas al ring de lo privado. Corrernos, de silenciarnos por el miedo a lo que puedan decir. Que rancio todo” concluyó.



Comments


bottom of page