top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

¿Sufrís de Abuso Narcisista? ¡Salí de ahí, Maravilla!

El abuso narcisista se origina en la interacción con individuos que presentan rasgos de personalidad narcisista. Estos sujetos, impulsados por un excesivo amor propio y una necesidad constante de admiración, manipulan, menosprecian y dañan a sus parejas. El abuso no siempre es físico; a menudo, es psicológico y emocional, dejando cicatrices invisibles pero profundas.

Identificar el abuso narcisista puede ser complicado, ya que sus practicantes son maestros de la manipulación. Algunas señales incluyen:

 

A) Idealización inicial: Al principio, el narcisista te coloca en un pedestal, haciéndote sentir especial y único.

B) Desvalorización constante: Luego, comienza a menospreciarte, criticándote y minando tu autoestima.

C) Control y aislamiento: El narcisista busca controlar tus acciones, relaciones y decisiones. Te aleja de amigos y familiares.

D) Juegos mentales: Utiliza tácticas como el silencio, la indiferencia o la manipulación emocional para confundirte y debilitarte.




 

Para que esta humilde columna sea de mayor utilidad al querido lector de "Santa Cruz nuestro lugar" también hay que señalar los siguientes perfiles narcisistas más comunes:

 

A) El Narcisista Clásico: Egocéntrico, busca admiración constante y menosprecia a los demás.

B) El Narcisista Encantador: Carismático y seductor al principio, pero luego revela su verdadera naturaleza.

C) El Narcisista Vulnerable: Se presenta como víctima, pero utiliza su supuesta fragilidad para manipularte.

D) El Narcisista Cerebral: Busca admiración por su intelecto y menosprecia a quienes no están a su nivel.

 

Dicho esto, es saludable atender a otro factor tan o más importante: la "Disonancia Cognitiva", un concepto acuñado por el psicólogo Leon Festinger, para referirse al calvario de las víctimas, quienes sienten una tensión interna entre lo que saben (el abuso) y lo que sienten (el apego emocional). Para reducir esta incomodidad, justifican y racionalizan la situación. Es más fácil culpar a uno mismo o creer que el abusador cambiará que enfrentar la realidad dolorosa.




 

Cómo sea, no debemos olvidarnos de que estos "vampiros psíquicos" tienen parientes tan monstruosos como ellos: "los psicópatas".

 

Explorar la relación entre los perfiles narcisistas y los psicópatas es fundamental para comprender la complejidad de estos trastornos de personalidad. Aunque existen diferencias significativas, también hay similitudes notables cómo las señaladas a continuación:

 

A) Superposición de Rasgos: Tanto los narcisistas como los psicópatas comparten ciertos rasgos, como la falta de empatía, la manipulación y la búsqueda de poder y control. Sin embargo, la intensidad y la forma en que estos rasgos se manifiestan pueden variar.

B) Escala de Malicia: Aquí es donde encontramos diferencias clave. Los narcisistas, aunque egocéntricos y dañinos, no necesariamente son maliciosos en su esencia. Pueden lastimar a otros debido a su necesidad de admiración y su incapacidad para ver más allá de sí mismos. En contraste, los psicópatas son inherentemente maliciosos, disfrutan causando dolor y carecen de remordimientos.

C) Empatía Selectiva: Los narcisistas pueden mostrar empatía superficialmente, y sobre todo cuando les conviene. Los psicópatas, en cambio, carecen por completo de empatía genuina.

D) Impulsividad y Violencia: Los psicópatas tienden a ser más impulsivos y violentos que los narcisistas. Su falta de control de los impulsos puede llevar a comportamientos peligrosos y criminales.

E) Objetivos Diferentes: Los narcisistas buscan admiración y reconocimiento, mientras que los psicópatas buscan dominio y poder absoluto.




 

Si bien ambos perfiles comparten algunos rasgos, los psicópatas representan una amenaza mucho mayor debido a su malicia intrínseca y su capacidad para infligir daño sin remordimientos. Reconocer estas diferencias es crucial para protegerse y comprender las dinámicas de las relaciones con personas con estos trastornos.

 

En última instancia, la sanación requiere comprender cada mecanismo, buscar apoyo terapéutico y validar la experiencia de las víctimas sin revictimizarlas. Solo así podremos ayudar a los sobrevivientes a liberarse del abuso narcisista y recuperar su bienestar emocional.

Por @_fernandocabrera


0 comentarios

Comentarios


bottom of page