top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

Cómo la élite predice el futuro mediante la anticipación tecnológica

¿Alguna vez te preguntaste cómo la élite domina al mundo? Seguramente, sí. Y, al igual que este humilde redactor, estás cien por ciento seguro de que en esto la innovación tecnológica es lo que Messi al seleccionado argentino de fútbol. Hoy, la papa está como siempre en EE.UU; y, más precisamente, en Silicon Valley, ese epicentro de genios en donde no solo se está creando aplicaciones que nos fascinan, sino también alimentando algoritmos de inteligencia artificial con nuestros datos personales.

Sí, señor. Aunque cueste creerlo, nuestros datos individuales pueden parecer insignificantes, pero su valor se multiplica cuando se combinan. Los algoritmos de inteligencia artificial se nutren de esta información para predecir el futuro. Y en este sentido, podemos afirmar que la élite está en la cúspide de esta ola de datos predictivos.




 

La tecnología, hoy, es el ojo que nos observa constantemente. Desde dispositivos de la marca que sea hasta ropa inteligente, todo nos indica que estamos atrapados en un ciclo de datos. ¿Quién podría haber soñado que llegaríamos a este punto? La élite, consciente o no, marca el paso que seguimos como borregos.

 

Como sea, la élite no solo predice el futuro, sino que también lo teje con hilos de datos y algoritmos. Mientras tanto, nosotros, los ciudadanos de a pie, debemos resistir y comprender cómo se cimenta este maligno tapiz tecnológico que nos enreda.




 

Para maravilla del lector de "Santa Cruz nuestro lugar" a esto ya lo vaticinó el legendario escritor Isaac Asimov, en su libro "Fundación" publicado en 1951. Esta novela de ciencia ficción, es el primer libro de la "Trilogía de la Fundación". En ella, el mencionado autor introduce la "Psicohistoria", una disciplina matemática que anticipa el futuro del Imperio Galáctico y su influencia en el curso de la historia. La primera edición en español fue publicada por la editorial argentina Aucal en 1955.

 

Pero, volviendo a la "Psicohistoria", esta disciplina aunque por entonces imaginaria, ya conjeturaba una combinación entre historia, psicología y estadística matemática para predecir el comportamiento de grandes masas de personas.

Impactante, ¿No?

Por @_fernandocabrera


Comments


bottom of page