top of page
  • Foto del escritorFernando Cabrera

La estrella y el nudo bruja: símbolos de resistencia y emancipación femenina

En la oscuridad de la Edad Media, un tiempo marcado por la superstición y el miedo, existió un fenómeno poco conocido pero de gran significado en la historia del feminismo. Mujeres, oprimidas y maltratadas por sus esposos, encontraron refugio en la profundidad de los bosques. Bajo el manto de la noche, se reunían en aquelarres, donde la naturaleza les brindaba un consuelo prohibido: hierbas que les permitían escapar, aunque fuera momentáneamente, del dolor de sus vidas.

Estas reuniones eran más que simples encuentros; eran actos de rebelión contra un sistema que las reducía a meros objetos. Los rituales y la ingestión de sustancias alucinógenas eran una forma de autoafirmación y búsqueda de libertad. Sin embargo, la sociedad de la época, temerosa de lo desconocido y lo diferente, las demonizó, asignándoles el estigma de "brujas".




 

La estrella de la bruja, más allá de su diseño esotérico, se convirtió en un emblema de este feminismo temprano. Representa la consciencia de estas mujeres sobre su propia autonomía y el rechazo a ser consideradas propiedad de cualquier hombre. Este símbolo, a menudo asociado con la magia y lo oculto, es en realidad un recordatorio de la lucha histórica de las mujeres por su independencia y derechos.

 

Hoy, la estrella de la bruja resuena con nuevas generaciones, simbolizando no solo el poder femenino sino también la resistencia contra la opresión. Su legado nos enseña que, incluso en los tiempos más oscuros, siempre ha habido quienes se atreven a desafiar las normas y buscar un futuro donde la igualdad prevalezca sobre la subyugación.




 

El nudo

Ahora bien, éste también es un amuleto con un rico simbolismo y una historia que se remonta a la cultura celta. Se cree que este nudo, elaborado con cordeles anudados, posee la capacidad de proteger contra hechizos y el mal de ojo. Según las tradiciones, el nudo de bruja original se usaba como un poderoso medio de defensa y ataque, capaz de reflejar cualquier hechizo negativo hacia su origen.

 

Este símbolo mágico, a menudo asociado con la Wicca y otras prácticas paganas, se representa como una cruz con cuatro aspas ovaladas, similares a la trinqueta, que están unidas por un círculo. Su diseño refleja la interconexión de los elementos naturales y los puntos cardinales, con cada brazo del nudo vinculado a uno de los elementos: agua, aire, tierra y fuego.




 

Además de su uso en la protección, el nudo de bruja también se empleaba en rituales de curación y para ayudar durante el parto. Desatar los nudos simbolizaba la liberación de energías y la resolución de conflictos. Hoy en día, muchas personas llevan consigo este amuleto para aprovechar su supuesto poder mágico y como símbolo de sabiduría y conciencia.

Por @_fernandocabrera



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page