top of page
  • Foto del escritorSanta Cruz Nuestro Lugar

Mascotas: la domesticación, la tenencia responsable y los beneficios de la compañía animal

Evolución de la relación desde la Edad de Piedra a hoy, las responsabilidades y el amor de nuestras mascotas.

Domesticación Animal

Ha sido un proceso gradual, posiblemente comienza en la Edad de Piedra (13.000 A.C). La primera evidencia de domesticación de animales se menciona en la ciudad bíblica de Jericó en Palestina unos 12.000 AC, donde perros y cabras eran adoptados como mascotas.

No es raro ver animales junto con las personas en las pinturas del antiguo Egipto. Aunque los animales domésticos más famosos de Egipto eran los gatos, considerados inmortales y objeto de culto divino. Eran enterrados con sus amos e incluso estaba prohibido sacarlos fuera del país. Las razones de cómo fueron domesticados los animales son inciertas, hay quienes teorizan que fueron domesticados para colaborar con el hombre en la caza en el caso de los perros o para capturar ratones, los gatos.

Los Perros 40.000 AC posiblemente antes.


Perro

El primer animal en ser domesticado es hoy el más popular animal de compañía. Por siglos ha sido llamado el mejor amigo del hombre. Todos los perros, sin importar su aspecto o tamaño, tienen al lobo como antepasado, por eso es que los perros en general sienten y se comportan como los lobos.

Es posible que el proceso de domesticación de los perros salvajes haya ocurrido hace 40.000 años cuando en la época glacial los humanos y los lobos convivían en el mismo hábitat y dichos animales se alimentaban muchas veces con las sobras que dejaban los humanos luego de las cacerías. Los egipcios y los habitantes del Asia Occidental fueron los primeros en criar perros, principalmente mastines y galgos. En la época de la Roma imperial ya existían algunas de las razas de perros que se conocen actualmente, teniendo una preferencia especial por los galgos, los cuales se usaban como perros de cacería, mientras que los grandes mastines eran considerados ideales para las peleas y la guerra. Igual que el actual letrero “Cuidado con el perro”, los romanos escribían “Cave canem” que significa lo mismo en latín.

Todo esto se sabe por las figuras, pinturas y otras obras de arte que representan a estos animales. También los perros eran usados en esos tiempos para pastorear, como vigilantes, para el deporte, como compañía y en algunas culturas, en especial las orientales, fueron incluidos en los cultos religiosos. Los perros han heredado los ojos, el olfato y las orejas de su antepasado el lobo. Estos sentidos han evolucionado junto a la nueva especie y se han adaptado en las distintas razas caninas gracias a los “cruces” o a la “selección artificial”.


Gatos

En el antiguo Egipto la primera aparición de gatos domesticados parece haber sido en el llamado período del Nuevo Reino. Aparecen en las pinturas antiguas e incluso se han encontrado gatos momificados que eran enterrados junto a sus dueños.

Tienen un cierto parecido a los gatos salvajes con tonalidades atigradas. Eran objeto de adoración y tratados como divinidades. Cuenta la leyenda que se rendían ante los persas cuando éstos sostenían gatos frente a sus escudos, ya que los persas sabían que los gatos eran considerados casi como dioses. Los egipcios eran capaces de rendirse antes de lastimar a alguno. Dicen que así fue como perdieron a la ciudad de Pelusio (actual Puerto Said).


Bastet, la diosa gata

La mitología cuenta que Ra, dios del sol, cansado de la rebelión de los hombres, envió a su hija que tomó el aspecto de una leona, Sekhnet, furiosa y sanguinaria, que tomó iniciativa propia y comenzó a aniquilar a los hombres. Entonces Ra, tuvo que enviar a un guerrero, Onuris, que amansó a Sekhnet, convirtiéndola en Bastet, una diosa maternal que se hizo muy popular en el pueblo egipcio. Bastet se convirtió así en la diosa de la música, de la danza, de la alegría y de la maternidad.

Muchos historiadores creen que es el antecedente pagano a la adoración a la Virgen María. Era representada como una mujer con cabeza de gata o a menudo como un gato sentado, de cuello estilizado. De todas las razas de gatos actuales, el abisinio sería el más parecido a esa representación. En la edad media europea fueron menos afortunados, eran perseguidos por considerarse aliados de causas diabólicas. Aunque esta idea fue perdiendo fuerza cuando empezó a valorarse su rol en la lucha contra las ratas, que trasmitían enfermedades.


Tenencia Responsable

Una serie de acciones que debe realizar el dueño o tenedor, y obligaciones que limitan el ejercicio irrestricto del derecho de propietario, en pos del bienestar del animal: Satisfacer las necesidades básicas: todos los animales tienen que tener acceso a un buen vivir. Proporcionando agua, alimento apropiado y un lugar de cobijo.

Propiciar que se ejerciten y que desarrollen su conducta normal. Realizar un correcto manejo sanitario. Incluyendo visitas periódicas al veterinario y manteniendo al día el carnet sanitario, vacunación, desparasitación e higiene. Instrucción y socialización: para un buen comportamiento se debe entender su lenguaje y debe propiciarse su socialización con otros animales y personas. Corrigiendo conductas no deseadas y estimulando el juego y actividades de entretenimiento. Registro e identificación: cada animal debe portar su nombre y sus datos que a su vez se transmitirán a un registro que permita seguir la trazabilidad, ubicación y rastreo de los mismos.

Esterilización: es una cirugía que evita la reproducción del animal y por ende ayuda a controlar la población de animales de compañía. Asimismo, se los ayuda a vivir una vida más prolongada, sana y con menos riesgos sanitarios. Proteger y cuidar el entorno en el que viven, ya que los animales pueden provocar daños a otros animales, a personas, a otros bienes y al medio ambiente. Por eso es importante conocer y prevenir esos riesgos.


Beneficios

Convivir con mascotas desde pequeños fortalece el sistema inmunológico y reduce el riesgo de padecer alergias o enfermedades respiratorias, entre otros problemas. Salir a pasear a tu perro es un buen ejercicio físico y también ayuda a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Diversas investigaciones apuntan a que el mero hecho de acariciar o jugar con un animal tiene un efecto relajante que ayuda a reducir el ritmo cardíaco.

Tener una mascota y compartir nuestras vidas con ella provoca mayor liberación de oxitocina, la hormona de la felicidad, lo que ayuda a evitar el estrés, la tristeza y la depresión. Son una excelente excusa para iniciar una conversación con alguien, así que también contribuyen a mejorar nuestra vida social. Los niños que tienen mascotas desde pequeños aprenden a respetar a los animales y a cuidarlos con responsabilidad.

Además de horas de diversión y cariño mutuo. Con el entrenamiento apropiado son excelentes acompañantes terapéuticos. Los labradores, por ejemplo, son utilizados para ayudar a personas con diversas discapacidades, tanto motrices como mentales. También es posible entrenar perros para que detecten un descenso importante de glucosa y ayudar a pacientes con diabetes. Son una fuente ilimitada de felicidad, con sus excentricidades y travesuras nos hacen reír y junto con el resto de los beneficios mejoran nuestra esperanza de vida.

Tener una mascota es una responsabilidad, pero está muy bien retribuida con innumerables beneficios para tu salud física y mental.

0 comentarios

コメント


bottom of page