top of page
  • Foto del escritorFernando Cabrera

Milei, el decadente Edipo moderno

En el escenario político actual, se observa una creciente tensión entre la Presidencia de la Nación y la Suprema Corte de Justicia. El presidente de la Suprema Corte, Horacio Rosatti, ha marcado un punto de inflexión en esta relación al referirse a los Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) y los reclamos interpuestos por las provincias debido a los recortes ejecutados por el poder ejecutivo.

Rosatti ha hecho un llamado a darle "una primera chance a la política", enfatizando la importancia de las negociaciones y el diálogo en el Congreso. Sin embargo, ha advertido que si la política no resuelve el tema, será la justicia quien tome cartas en el asunto. Este posicionamiento puede interpretarse como un ultimátum, un emplazamiento que pone en evidencia la paciencia agotada de la justicia.




 

Por otro lado, el presidente ha calificado a la Suprema Corte de "no amigable", destacando la hostilidad de al menos tres jueces y dejando a Ricardo Lorenzetti como el único miembro "amigable" de la corte. Esta declaración no solo revela una fractura en la relación entre los poderes del Estado, sino que también plantea interrogantes sobre la independencia y la imparcialidad de la justicia.

 

La pregunta que surge es: ¿cuándo considerará la corte que el tiempo político está agotado? La frustración del presidente parece centrarse en la falta de pronunciamiento de la corte sobre el DNU para respaldar su posición. Además, la aparente indiferencia del presidente hacia la ley base y su determinación de seguir adelante, independientemente de las decisiones del Congreso, plantea dudas sobre el respeto a la Constitución Nacional.




 

En este contexto, la Suprema Corte adquiere un rol crucial como salvaguarda institucional. Se enfrenta a la tarea de interpretar y aplicar la ley en un ambiente político fragmentado y volátil. La corte tiene en sus manos la responsabilidad de mantener el equilibrio de poderes y asegurar que se respeten los principios democráticos y constitucionales.

 

El próximo conflicto en el horizonte es el de las tarifas, otro tema candente que pondrá a prueba la capacidad de la corte para actuar como árbitro imparcial. La decisión sobre el DNU y las tarifas no solo afectará la relación entre la justicia y la presidencia, sino que también tendrá un impacto significativo en la vida de los ciudadanos.

 

En resumen, la Suprema Corte se encuentra en una posición delicada, donde cada movimiento es crítico. Su capacidad para manejar estos desafíos definirá no solo su legado, sino también el futuro de la democracia en la nación.




 

La confrontación entre la Presidencia y la Suprema Corte de Justicia, marcada por la soberbia y el desafío a la autoridad judicial, recuerda a la figura literaria de Edipo, el personaje trágico de la mitología griega inmortalizado por Sófocles en su obra "Edipo Rey". Al igual que Milei, Edipo se enfrenta a la justicia con una mezcla de arrogancia y desdén por las advertencias y profecías que le son reveladas.

 

Edipo, en su búsqueda de la verdad y su intento de desafiar el destino, termina descubriendo que él mismo es la causa de la desgracia de su ciudad, Tebas. Su soberbia lo lleva a ignorar los signos y a desafiar a los dioses, lo que finalmente resulta en su caída y ceguera. Esta tragedia refleja cómo la soberbia puede cegar a los líderes, llevándolos a subestimar el poder de la justicia y las leyes que rigen la sociedad.

 

De manera similar, en el contexto actual, la actitud desafiante de la Presidencia hacia la Suprema Corte puede verse como un paralelo moderno a la historia de Edipo. La resistencia a acatar las decisiones judiciales y la tendencia a menospreciar la autoridad de la corte pueden llevar a un conflicto institucional que, como en la tragedia griega, podría tener consecuencias nefastas para el liderazgo y la estabilidad del país.

 

La soberbia de Milei y la de Edipo comparten esa característica humana que, a menudo, lleva a los individuos a enfrentarse con las instituciones establecidas, ya sean divinas o terrenales, con resultados que pueden ser tanto reveladores como destructivos.

Por @_fernandocabrera



Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page